Código ético

Descargar en versión PDF

Download English version (PDF)

 

Revista Saberes Educativos se rige bajo estándares éticos inspirados en la normativa publicada por COPE (Committee of Publication Ethics).

El presente código ético considera las distintas etapas de publicación, siendo extensivo a todos los actores implicados en el proceso de publicación: autores, revisores y equipo de editorial de la revista.

 

Procedimiento de la revista ante casos de fraude científico

La revista entiende como fraude científico las siguientes situaciones, las cuales serán profundizadas a lo largo del presente código ético:

  • Plagio, el cual se considera que ocurre cuando se han dado por propias ideas planteadas previamente por otro, sin reconocer adecuadamente la autoría del tercero.
  • Autoplagio, el cual se considera que ocurre cuando el autor reutiliza, total o parcialmente, un trabajo propio que ya fue publicado, presentándolo como nuevo u original, sin indicar la referencia al trabajo anterior (1).
  • Falsificación o fabricación de datos.
  • Omisión evidente de datos claves.
  • Publicación duplicada, redundante o simultánea, que se produce cuando un autor escribe sobre su propia investigación o su propio trabajo en dos o más artículos, desde distintas perspectivas, ángulos o aspectos del mismo, sin citar el original. Este fenómeno también es conocido como “reciclado de texto” (2).
  • Conflictos de interés relevantes que no han sido informados.

En caso que exista detección de plagio, el artículo será inmediatamente rechazado y no se permitirá a el o los autores responsables publicar en la revista por un plazo de tres años, a contar de la fecha de notificación. Paralelamente, el equipo editorial se verá obligado a informar tanto al autor del plagio como al autor del trabajo plagiado, indicando a este último la identidad de quien comete la falta. En ciertos casos, es posible que sea necesario informar a las instituciones a las cuales se encuentran adscritos ambos autores.

 

Responsabilidades del equipo editorial: 

– Criterios para la publicación: los editores seleccionarán a revisores cualificados para realizar una apreciación versada y crítica de las materias tratadas en los manuscritos. Los editores seleccionarán a lo menos 2 revisores por cada trabajo aceptado, buscando garantizar la objetividad del proceso de revisión. En base a los informes recibidos por parte de los revisores, los editores tomarán la decisión de publicar o no los trabajos analizados.

– Confidencialidad: el editor y demás miembros del equipo de redacción se comprometen a guardar estricta confidencialidad sobre los artículos recibidos para publicación. No podrán revelar información sobre los mismos a terceras personas, a menos que se trate de revisores (vigentes o potenciales), consejeros editoriales o editores. Asimismo, se guardará confidencialidad sobre la identidad de autores y revisores durante el proceso de evaluación de los artículos, de acuerdo al modelo de doble ciego.

– Imparcialidad y no discriminación: los editores analizarán los artículos que califican para el proceso de revisión por pares considerando, exclusivamente, su mérito académico y científico. La aceptación o rechazo de artículos será totalmente independiente de cualquier tipo de discriminación positiva o negativa, ya sea por razones de género, orientación sexual, etnia, nacionalidad, religión, ideología política, filiación institucional u otra.

– Conflictos de interés: los editores se comprometen a no utilizar contenidos que hayan sido enviados para su evaluación, a menos que obtengan el consentimiento expreso del autor, el cual debe quedar registrado por escrito, mediante una declaración simple. Los editores deben abstenerse de la toma de decisiones respecto a manuscritos que representen o envuelvan conflictos de interés para su persona, ya sea que dicho conflicto sea suscitado por los contenidos tratados, los autores responsables, su institución de procedencia, etc. Los conflictos de interés pueden presentarse tanto en términos positivos como negativos (asociatividad, rivalidad, competencia, etc.). Cualquier miembro del Equipo Editorial puede invocar la presente cláusula, absteniéndose así del proceso de toma de decisiones relativo al artículo en cuestión y comunicando lo anterior oportunamente al resto del Equipo.

– Puntualidad: los editores son los principales responsables del cumplimiento de los plazos comprometidos por la revista, tanto para la aceptación, revisión y publicación de los manuscritos. Es su deber asegurar el fluido funcionamiento de la revista y se comprometen firmemente a respetar los plazos acordados.

 

Responsabilidades de los revisores: 

– Confidencialidad: los revisores se comprometen a tratar todo artículo recibido como material confidencial. Por tanto, su contenido no puede ser discutido ni compartido con terceras personas, por ningún medio. Asimismo, las revisiones que realicen también deben ser consideradas como confidenciales y no pueden ser difundidas o compartidas con terceros.

– Puntualidad: los revisores se comprometen a respetar los plazos estipulados, reconociendo que su labor es crítica para el correcto cumplimiento de todo el proceso de publicación. Asimismo, en caso de no tener conocimiento suficiente sobre un tema o creer que no podrá revisar a tiempo un manuscrito, el revisor debe informar al editor a la brevedad posible, rechazando la revisión asignada.

– Colaboración y asistencia para la decisión editorial: los revisores se comprometen a revisar los manuscritos con espíritu crítico, prolijidad y honestidad, avalando o no la calidad científica y literaria de los mismos. Reconocen que sus evaluaciones son críticas y fundamentales para el editor y la toma de decisiones al interior de la revista.

– Objetividad: los revisores entregarán un informe de evaluación, de acuerdo a la pauta otorgada por la revista. Las críticas a los trabajos deben realizarse de manera imparcial y las opiniones vertidas deben basarse en argumentos razonables y sólidos. Cualquier juicio personal sobre los autores será considerado impropio e inoportuno, poniendo en entredicho la idoneidad del revisor. Es parte fundamental del compromiso de los revisores alertar al editor en caso que un manuscrito o parte de éste haya sido publicado o se encuentre en proceso de revisión en otra publicación.

– Uso de fuentes: los revisores se comprometen a indicar referencias bibliográficas pertinentes y relevantes que han sido omitidas u olvidadas por el autor, pero que tienen estrecha relación el trabajo presentado. Asimismo, los revisores se comprometen a informar a los editores si existe solapamiento o una semejanza considerable entre el manuscrito y otros trabajos ya publicados.

– Conflictos de intereses: al igual que los editores, los revisores se comprometen a no utilizar contenidos que hayan sido enviados para su evaluación, a menos que obtengan el consentimiento expreso del autor, mediante una declaración simple. Los revisores deben abstenerse de evaluar trabajos que representen o envuelvan conflictos de interés. Asimismo, en caso de reconocer la autoría de un escrito, debe informar oportunamente al equipo editorial y abstenerse de realizar la revisión.

 

Responsabilidades de los autores:

– Publicaciones simultáneas, repetitivas, redundantes: los autores deben comprometerse a no enviar la misma contribución a distintas revistas de forma simultánea, aunque el trabajo se encuentre redactado de formas diferentes. Tampoco deben intentar publicar la misma materia o el mismo trabajo en más de una oportunidad, repitiendo o duplicando los hallazgos y/o contenidos. El envío del mismo trabajo a distintas revistas y la presentación de los mismos contenidos en más de una publicación constituyen conductas éticamente reprochables y serán causales de rechazo del artículo.

– Autenticidad, plagio y auto-plagio: mediante el envío de sus manuscritos, los autores dan fe de que la información y datos contenidos en su trabajo son fieles a la verdad, y que los resultados de su investigación no han sido manipulados con objeto de validar las hipótesis de partida. Asimismo, garantizan que sus trabajos no contienen fragmentos pertenecientes a otros autores, a menos que ello se encuentre debidamente señalado. Finalmente, certifican que sus manuscritos tampoco contienen fragmentos que ya han sido publicados anteriormente y que son de su autoría, salvo que ello sea debidamente indicado. Tanto el plagio como el auto-plagio son conductas éticamente reprochables y causales para el rechazo inmediato de cualquier trabajo. Se recomienda a los autores someter sus trabajos a programas anti-plagio antes enviarlos para su publicación.

– Autoría: sólo aquellas personas que han contribuido significativamente al diseño, planificación, conceptualización y/o ejecución del trabajo pueden ser consideradas como autores del mismo. El autor principal tiene el deber de incluir como co-autores a todos quienes han cumplido un rol significativo en el desarrollo del trabajo. Asimismo, se compromete a no incluir a quienes no han sido esenciales en el proceso. De todas formas, las personas que han colaborado con el desarrollo del trabajo, pueden ser mencionadas como colaboradoras o contribuyentes. El autor principal garantiza que los otros autores han sido jerarquizados en base a su contribución al artículo, así como también certifica que todos los co-autores han revisado y aprobado la versión del documento que ha sido enviada para su publicación.

– Referencias bibliográficas y otras fuentes: toda referencia bibliográfica debe ser debidamente citada en el texto principal y posteriormente detallada en el apartado final correspondiente, identificando al autor y la obra que ha servido como referente. Los autores siempre deben indicar correctamente todos los aportes, fuentes y referencias que han permitido dar cuerpo y sustancia al artículo.

– Conflictos de interés: los autores deben garantizar que no existen conflictos de interés que puedan condicionar las interpretaciones o resultados obtenidos. Cuando existan conflictos de interés, el autor debe revelarlo explícitamente en su manuscrito., advirtiendo así a los lectores para que éstos puedan formar su propia opinión a este respecto.

– Errores en los trabajos publicados: si los autores identifican errores o inexactitudes relevantes en sus manuscritos, deben dar aviso inmediato a los editores y colaborar para con la rectificación pertinente.

– Reconocimiento de financiamiento: cuando un trabajo o proyecto ha recibido financiamiento, ello debe ser mencionado explícitamente en el documento, indicando la fuente de financiamiento.

– Metodología de la investigación: los artículos que sean resultado de investigaciones, deben incluir detalles suficientes como para que otros investigadores puedan replicar la investigación. Los autores deben explicitar los estándares éticos que han regido la investigación y el trato para con los participantes. Los autores deben resguardar la identidad de los participantes del estudio.

– Responsabilidad: los autores garantizan que han revisado la literatura científica más relevante y actual con respecto a las temáticas trabajadas. Asimismo, declaran que han tenido presente las diversas corrientes teóricas que son relevantes para su trabajo, asegurando que las han tomado en consideración de forma plural y responsable.

 

 

 

(1): Extraído de “Ética editorial y el problema del autoplagio”, artículo escrito por Ernesto Spinak, publicado por SciElo en Perspectiva. Consultado el 19/06/18, disponible en: https://blog.scielo.org/es/2013/11/11/etica-editorial-y-el-problema-del-autoplagio/#.Wylsn1ZKib8

(2): Extraído de “Plagio y ética en la publicación científica”, artículo publicado por el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Extremadura, España. Consultado el 19/06/18, disponible en: http://biblioguias.unex.es/c.php?g=572088&p=3944387

 

***